Calamitosa gestión de la recogida y reciclaje del papel y cartón de Leganés

Desde el inicio del mes de junio, coincidiendo con la Semana del Medio Ambiente de Leganés, se acrecentaron los graves problemas de la recogida y reciclado del papel y cartón. Las quejas de los vecinos son diarias y las imágenes de contenedores rebosando y de grandes cantidades de cajas de cartón junto a ellos ya forman parte del paisaje urbano.

Un problema de gestión más de la delegación de Sostenibilidad que se une al tema de la falta de pedales en los cubos de basura de RSU.

 

Leganés, a 2 de julio de 2018. El partido independiente Unión por Leganés – ULEG vuelve nuevamente a denunciar el mal funcionamiento e incapacidad de la Delegación de Sostenibilidad. La limpieza de Leganés sigue siendo la asignatura pendiente de un gobierno “socialista” que si ya fue incapaz de facilitar una tarea tan cotidiana y sencilla como poder arrojar basura al cubo de la basura fácilmente mediante la colocación de un pedal de apertura, ahora se le suman las continuas incidencias por la no recogida de papel y cartón de los contenedores de reciclaje. Desde el partido vecinal señalan que no se trata de una novedad, pero sí es cierto que se han visto incrementadas en las últimas semanas donde contenedores de papel y cartón están repletos durantes semanas y las cajas se acumulan en el suelo a su alrededor, mientras los gestores municipales guardan silencio ante las quejas de los ciudadanos e imágenes principalmente publicadas en redes sociales.

 

El servicio fue adjudicado en 2014 a la empresa “Fomento de Construcciones y Contratas SA”, que se comprometía diariamente a la retirada del papel y cartón del 85% de los contenedores en vía pública del municipio. Según el concejal de Unión por Leganés – Carlos Aranzana: “Si la empresa adjudicataria cumpliera lo que firmó, sería muy difícil que los contenedores se llenaran y hubiera residuos fuera de estos, en la acera, al tener que vaciarse todos los contenedores tres veces por la semana”.

 

En referencia al contrato, prosiguen desde ULEG, la empresa abona al consistorio 129 euros al año por cada contenedor, lo que significa que el consistorio ingresa alrededor de 50.000 € al año. En contrapartida la adjudicataria se estaría beneficiando de la venta de papel y cartón recogido para su reciclado. “Hemos pedido aclaraciones sobre esta situación, las medidas que estaban adoptando y las posibles sanciones por un incumplimiento de contrato, pero seguimos esperando la respuesta”.

 

El esfuerzo de los vecinos para reciclar se “tira a la basura”. Desde la formación local y vecinal avisan a los ciudadanos que lo que está sobre la vía pública o “rebosa” de los contenedores llenos no se acaba reciclando porque las empresas y operarios de limpieza tienen órdenes de retirarlo para “disimular” los problemas del servicio, tirándolo al camión recolector y yendo directamente al vertedero junto con los residuos orgánicos o envases.  “Es una pena tener unos ciudadanos comprometidos con el medio ambiente y que todos sus esfuerzos se echen por tierra de esta manera”.

 

Unos más que cuestionables y polémicos premios al reciclaje. Si el mal funcionamiento del servicio de reciclaje y recuperación de papel es más que evidente desde hace años, desde ULEG se preguntan cómo es posible que nuestro municipio fuera galardonado con premios relacionados con este tema como el Premio Pajarita Azul o como ocurre con el premio que en 2016 recibimos de la FEMP por la web de residuos de nuestro ayuntamiento, donde los actuales datos sobre reciclaje de papel y cartón no se actualizan desde 2015.