ULEG evita que el Ayuntamiento de Leganés pierda el convenio BESCAM de políca local

La intervención del partido vecinal de Leganés ha sido vital porque el Ayuntamiento de Leganés estaría realizando numerosas e irregularidades que podría poner en peligro la renovación del futuro convenio, así, 6 de los 10 vehículos que vinculan al Consistorio Local con la BESCAM fueron dados de baja  y enviados al desgüace en 2016.

El partido independiente acredita numerosas irregularidades y pruebas de nefasta gestión del alcalde en Seguridad Ciudadana: sonómetros, radares, macrofiestas en La Cubierta, vehículos sin entregar, aumento de los delitos…

Leganés, a 24 de septiembre de 2018. 

El pasado 4 de septiembre la Junta de Gobierno Local compuesta por los 7 concejales de gobierno, (PSOE e IU), aprobó el convenio entre el Ayuntamiento de Leganés y la Comunidad de Madrid para la implantación de las Brigadas Especiales de Seguridad, conocidas como la BESCAM. En el caso de Leganés el acuerdo obliga al consistorio a dedicar 86 policías locales y 10 vehículos a labores exclusivas de seguridad ciudadana. En contrapartida la Comunidad de Madrid abonará al ayuntamiento el coste del salario, la seguridad social y la uniformidad de estos funcionarios municipales, además de una cantidad para el combustible de los vehículos patrullas de propiedad municipal y que figuran en el acuerdo. 

¿Estamos engañando a la Comunidad de Madrid? ¿Erróneamente o de forma intencionada?

Dentro del convenio BESCAM se incluye que por cada uno de los vehículos que el ayuntamiento vincula al acuerdo la Comunidad de Madrid, la administración regional aportaría unos 3.400 € en concepto de combustible.

Según afirma el concejal de Unión por Leganés – ULEG, Carlos Aranzana: “Seis de los vehículos que el ayuntamiento afirma va a dedicar a este nuevo convenio BESCAM, según las matrículas que recoge el documento aprobado por la Junta de Gobierno, fueron dados de baja y enviados al desguace en 2016”. Los 10 vehículos corresponden a 6 Peugeot 308 y 4 Toyota RAV-4, sin embargo en la memoria de Policía del año 2016 ya no aparecían los 6 Peugeot 308. Los 4 vehículos restantes se encuentran en completo desuso ya que llevan casi dos años sin salir a patrullar.

En opinión del edil Aranzana: “Es una situación que no solo produce bochorno sino podría acarrear consecuencias negativas, por eso lo hemos advertido para que se subsane antes de la firma que se realizará en breve entre el Alcalde y el Vicepresidente de la Comunidad de Madrid”.

Un gobierno experto en argucias

Para ULEG resulta llamativo que en la actualidad la Delegación de Seguridad ciudadana disponga de suficientes vehículos para adscribirlos a este convenio o incluso en breve el consistorio vaya a recibir cinco más. Esto solo puede responder a que la delegación no quiera volver a rotular los vechículos con los emblemas y colores que según convenio se está obligando a realizar. No sería extraño que estemos ante una nueva argucia de un gobierno que experto en estas cosas, recordemos que cómo hace un año trataron de adquirir drones y un vehículo desviando parte de la aportación de otro convenio para bomberos, se les pilló y rectificaron. 

Seguridad Ciudadana, materia pendiente

En nuestro municipio empeoran las cifras en materia de seguridad ciudadana y es que para, el alcalde de Leganés, Santiago Llorente la seguridad no es una prioridad. El actual alcalde tuvo un paso bastante amargo por la concejalía de Seguridad Ciudadana en tiempos del alcalde José Luis Pérez Ráez, sufriendo las movilizaciones más duras que se recuerdan en la institución protagonizadas por los bomberos.

Demora en la entrega de los nuevos vehículos patrulla. 

Durante el mes de agosto ya denunciamos que a finales de julio (día 20) tendrían que haber estado en servicio los 5 nuevos coches patrullas que el Ayuntamiento de Leganés adquirió por la modalidad de ′renting′ (alquiler) y que dos meses despúes aún no han llegado. Desde ULEG exigimos la aplicación de las penalizaciones incluidas en contrato (31,96€ diario que hoy sumarían casi 2.000 €).  

Sin sonómetro y varios meses sin estar operativo el radar. 

En línea con lo anterior, hace unos meses denunciábamos que los etilómetros de la policía local de Leganés estaban averiados y que no contaban con sonómetros para la medición de ruidos.  A esto se suma que el radar para controlar velocidad que se encuentra averiado desde hace meses… Otra prueba más de la gran desidia del alcalde y su director esta delegación y del equipo de gobierno al que en el pasado pleno se le advirtió de la celebración de una macrofiesta en la Cubierta la noche de Halloween hasta las 6 de la mañana, fiesta que el año pasado provocó enormes molestias a los vecinos. De esta fiesta, el alcalde ni sabe ni contesta. 

Unión por Leganés ya ha esbozado, con el anuncio de la 3ª cláusula dentro la campaña “12 Meses 12 Cláusulas El contrato con Leganés”, la política que seguirá a partir de mayo de 2019, cuando la formación llegue al gobierno de la ciudad