ULEG insta a al ayuntamiento a quitar la medalla de la villa a la Asociación Empresarial de Leganés (Unele) por amparar acciones mafiosas

Se pedirá la reprobación de las amenazas vertidas contra el portavoz del grupo político local por parte del secretario y vicepresidente de Unele, Francisco Alcaina, quien ha sido condenado penalmente por amenazarle diciéndole “hijo de puta, voy a acabar contigo en dos días, te voy a cortar la cabeza”.

Una inaceptable actitud más propias de la mafia que han sido justificadas por parte de la asociación empresarial a la que desde ULEG se ha pedido le sea retirada la medalla de la Ciudad de Leganés que ya en su día se impusiera de forma polémica y no consensuada.

Leganés, a 15 de octubre de 2018.

 

ULEG, principal partido de la oposición de Leganés con seis concejales, defenderá en el próximo pleno una iniciativa para que el municipio repruebe las amenazas condenadas penalmente vertidas por el secretario de la Unión Empresarial de Leganés (Unele) Francisco Alcaina contra el portavoz de ULEG, Carlos Delgado, así como la ruptura de las relaciones institucionales y la retirada de la injustamente otorgada medalla de oro de la ciudad y que se traslade la moción a la CEOE y a CEIM. Adjuntamos el texto íntegro de la moción registrada. 

 

Moción del grupo municipal de Unión por Leganés – ULEG para que el Pleno del Ayuntamiento de Leganés condene las amenazas del vicepresidente de la Unión Empresarial de Leganés (UNELE), Francisco Alcaina, al edil y portavoz de Unión por Leganés (ULEG), Carlos Delgado y retire a la asociación empresarial la medalla de la ciudad. 

En el mes de diciembre del año 2017 el partido Unión por Leganés puso en conocimiento de la opinión pública las irregularidades cometidas por  la Unión Empresarial de Leganés (UNELE) en el Congreso “People&Business” celebrado semanas antes donde además de presentar los justificantes de la subvención pública fuera de plazo presentó facturas con conceptos falsos, como el alquiler de espacios de lugares donde nunca se celebró nada de lo relacionado con ese evento. 

Coincidiendo con esa denuncia y el descubrimiento por parte del partido ULEG de diversas irregularidades urbanísticas, el vicepresidente de UNELE, Francisco Alcaina, se dirigió a Carlos Delgado, concejal y portavoz de Unión por Leganés, a las puertas del Ayuntamiento de Leganés amenazándole e insultándolo en un claro intento de amedrentar al partido vecinal en su defensa del interés general y su lucha contra la corrupción. Ante estos hechos el concejal de Unión por Leganés presentó una denuncia ante la Policía Nacional. 

Con motivo de esta denuncia el juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 8 de Leganés dictó una sentencia el pasado 6 de septiembre condenando penalmente a Francisco Alcaina por un delito de amenazas contra Carlos Delgado. En la citada sentencia, la juez considera como hechos probados que el vicepresidente/secretario general de UNELE se dirigió a Carlos Delgado en las puertas del ayuntamiento espetándole “Tú hijo de puta, voy a acabar contigo en dos días, te voy a cortar la cabeza”.  

A raíz de esta resolución judicial UNELE no ha emitido declaración condenando la conducta de Franciso Alcaína y tampoco ha adoptado medidas para sancionar y expulsar a su vicepresidente ante prácticas claramente mafiosas que pretenden acallar e intimidar al líder de la oposición en Leganés.  Es más, en un alarde de cinismo y de nula conciencia democrática afirmaron fuentes augustas de UNELE a los medios de comunicación que “ante cada ataque se sentían más fuertes”. ¿A qué ataque se refieren? ¿Se amenazan también entre ellos mismos? ¿Qué respeto les merecen las sentencias a esos empresarios a los que tanto se les llena la boca hablando de estado de derecho?

Asimismo, ningún grupo político, a excepción de concejales a título individual como la edil no adscrita Rocío Cruz, ha mostrado su condena pública ante estos comportamientos deleznables, grupos que hasta el momento han mirado para otro lado o minimizado este grave hostigamiento y amenazas criminalmente condenadas. Un mirar para otro lado que en otros lugares, como en la localidad asturiana de Llanes, terminó con la vida de un edil.

Desde el Pleno del Ayuntamiento de Leganés no se pueden tolerar de ningún modo, ni siquiera con el silencio cómplice o la pasividad, amenazas de muerte dirigidas por un alto cargo de la asociación empresarial presuntamente de referencia en Leganés contra un portavoz de un grupo municipal que representa a cerca de 20.000 vecinos de la ciudad. Por ello, es necesario que desde la institución se reprueben comportamientos cuyo único objetivo es amedrentar y acallar  a un grupo político que pretende luchar contra el caciquismo, el clientelismo, el nepotismo y las prácticas cortijeras que imperan en Leganés.  De igual modo, mientras tal condena y emprendimiento de acciones tampoco se produzcan dentro del seno de UNELE, el ayuntamiento no puede continuar con una relación institucional con una entidad de este tipo y debe retirar de inmediato la injustamente concedida el año pasado (el tiempo vuelve a dar y quitar razones) medalla oro de la ciudad a UNELE, al tratarse de una organización que ampara, protege, justifica, tolera y minimiza prácticas delictivas condenadas por la justicia.  Según lo anteriormente expuesto, el Pleno del Ayuntamiento de Leganés

ACUERDA

  1. Reprobar públicamente las inaceptables amenazas del Vicepresidente de la Unión Empresarial de Leganés (UNELE), Franciso Alcaina, al edil y portavoz de Unión por Leganés, Carlos Delgado Pulido, por las que ha sido condenado penalmente por la Justicia.
  1. Romper las relaciones institucionales con UNELE por amparar, justificar y tolerar en su seno estos comportamientos mafiosos, así como retirar a esta entidad asociativa empresarial la medalla de oro de la ciudad que le fue otorgada en el año 2018. 
  1. Dar cuenta de la presente moción a la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), a la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM) y al CES de Leganés.