Desde la formación política local ponen en valor los objetivos de la asociación por potenciar la música como concepto cultural universal e inclusivo y al alcance de todos los ciudadanos de Leganés.

Leganés, 13 de noviembre de 2019

Tras la desaparición de la banda de cornetas y tambores de la Escuela de Música Pablo Casals (hoy rebautizada como Manuel Rodríguez Sales), antiguos profesores y alumnos crearon la asociación músico-cultural “El Fénix de la Esperanza” que simbolizó el renacer de un proyecto musical histórico en Leganés. Hoy, esta entidad sin ánimo de lucro está formada por más de 50 socios con edades comprendidas entre los 7 y los 60 años.

 

Desde ULEG denuncian la clara y evidente no apuesta por la cultura musical del gobierno socialista errejonista de Leganés con la Escuela-Conservatorio Manuel Rodríguez Sales y de la misma forma con la Asociación El Fénix de la Esperanza. De hecho, no es la primera vez que esta entidad se ve menospreciada por el gobierno teniendo incluso que cambiar su sede y lugares de ensayo varias ocasiones. Desde hace un par de años y hasta la fecha están ensayando en el IES Pedro Duque, pero las condiciones de uso de la sala han ido cambiando y endureciéndose considerablemente en los últimos meses, según cuenta la propia presidenta Raquel Rodríguez: Ahora todos los días nos tenemos que llevar los instrumentos a casa, y algunos son muy pesados.Antes teníamos un cuarto donde poder dejarlos y un lugar donde fotocopiar las partituras. Ahora nada de eso es posible e incluso nos han restringido el horario de acceso al centro.

Desde el partido vecinal reiteran que queda claro que una entidad que es considerada un referente nacional, que lleva con orgullo pasear el nombre de Leganés por toda España no es precisamente embajadora en su tierra, parece que molestan e incluso que sutilmente se les están empujando a marcharse del instituto. Según comentan desde la asociación, desde agosto llevan esperando una reunión con la concejala de Cultura sin ni siquiera tener una respuesta por su parte. Únicamente el concejal de Festejos les comentó informalmente, durante las pasadas fiestas patronales de San Nicasio, que estaban barajando la posibilidad de trasladarles de nuevo a otro lugar para sus ensayos, pero desde aquel día no les ha cogido ni el teléfono después de reiteradas llamadas.

El portavoz de ULEG, Carlos Delgado, recuerda que la agrupación ocupa un espacio muy importante en nuestra ciudad, su nombre está vinculado a diferentes eventos como procesiones, romerías, conciertos o actos oficiales, como el Homenaje a los Hermanos Rejón, incluso han creado su propio certamen de bandas “Sones de Esperanza” en el que durante unos días Leganés recibe bandas de diferentes puntos del país. Hay que poner en valor los objetivos de la asociación por potenciar la música como concepto cultural universal e inclusivo y al alcance de todos los ciudadanos de Leganés.

Un local de ensayo

En 8 años ya han cambiado cuatro veces de ubicación, por lo que piden tener de una vez un espacio fijo donde dejar sus instrumentos, poder imprimir sus partituras, un local de ensayo, como tienen otras asociaciones en Leganés. Por este motivo, y ante el ninguneo del gobierno, la Asociación El Fénix de la Esperanza han comenzado una serie de manifestaciones musicales en la calle. A ver si a toque de corneta o tambor, el gobierno pilla el ritmo que falta les hacen, comenta Delgado. Ayer martes tuvo lugar la primera de ellas.Vendrán otras los días 14, 19 y 21 de noviembre.