El partido vecinal de Leganés sopesa pedir medidas judiciales cautelarísimas para medicalizar el CAID.

El abandono del servicio se arrastra desde hace años, pero se ha incrementado, a pesar del convenio existente (600.000 euros) no se atiende a nuevos usuarios, no se hacen analíticas, no existen atención psicológica…, claramente se está abandonando un servicio que atiende unos 400 pacientes, muchos en riesgo de exclusión social.

Leganés, a 8 de junio de 2020.

 

Unión por Leganés ULEG, principal partido de la oposición y 2º fuerza política del ayuntamiento, denuncia de nuevo la insostenible situación del servicio de atención a drogodependientes que se está deteriorando de forma intencionada por parte del gobierno “socialista” y “errejonista” de Leganés. Desde el partido vecinal consideran que como ya es habitual, y aunque existe un convenio con la Comunidad de Madrid, el ejecutivo del Ayuntamiento de Leganés estaría abandonando conscientemente el servicio para evadir su cuota de responsabilidad sobre el centro, su servicio, la contratación de personal o la atención al usuario.

 

Desde ULEG confirman que están sopesando pedir medidas judiciales cautelarísimas para que el CAID sea medicalizado. “Somos conscientes de que nuestro alcalde no destaca por ser precisamente un gestor que asuma responsabilidades. Al contrario, es un socialista muy liberal que en cuanto puedeexternalizar los servicios públicos lo hace; o por ejemplo, carece de intención de defender que en Leganés siga contando con su propio conservatorio de música; o como si tiene la posibilidad, como ha ocurrido con un servicio de su competencia propia municipal como los bomberos, intenta traspasárselos a otra administración (Comunidad de Madrid). Todo un ejemplo. Quizás así entendamos mejor el contexto y lo que ocurre en el CAID, afirman desde la organización política municipal.  

Por su interés reproducimos íntegramente la moción que ha sido registrada por el grupo político ULEG para su debate en el próximo pleno (jueves 11 de junio):

 

Moción del grupo municipal de Unión por Leganés – ULEG para que el ayuntamiento vuelva a poner en marcha de manera urgente todos los servicios necesarios para el correcto funcionamiento del Centro de Atención Integral a Drogodependientes-CAID.

No es ni mucho menos la primera vez que se trae a este pleno la situación por la que pasa en Centro de Atención Integral a Drogodependientes de Leganés. Un centro que cuenta ya con décadas de historia y que fue pionero en tratamientos asistenciales y referencia en este campo en la zona Sur de la Comunidad de Madrid.

Cabría esperar a priori de un equipo de gobierno que lleva a los tribunales a la CAM por la gestión de las residencias de ancianos durante esta pandemia que diera ejemplo en las gestiones que les corresponden a nivel local pero…, nada más lejos de la realidad.

El CAID atraviesa una situación de total abandono pero no durante esta pandemia, se lleva arrastrando desde hace años. Existe un convenio regional de más de 600.000 euros con el que se podría gestionar de una manera más que eficiente todo lo relativo al centro pero no se está ejecutando. En la actualidad desde la jubilación del antiguo director que ejercía de médico no se reciben a nuevos posibles usuarios del centro (unos 60 que están en lista de espera, ni tratamientos), ni analíticas ni atención psicológica, ni seguimiento alguno. Se han empeñado desde el gobierno local en no atender a las personas sin techo a la que les cerraron el albergue, y están dejando morir el CAID y lo peor de todo esto es que se trata de la atención a personas en situación de riesgo o de exclusión social.

Este equipo de gobierno está mirando hacia otro lado desde hace tiempo, de hecho, a principios de año el propio alcalde solicitó a la CAM que se hiciese cargo de este servicio, petición que obtuvo la negativa de la administración regional por ser claramente una competencia de este ayuntamiento.

En marzo de este mismo año justo antes de toda esta pandemia la situación era ya insostenible y se llevó a cabo una reunión con la portavoz de los usuarios del centro a la que los únicos que no acudieron fueron los miembros del ejecutivo local. Un ejecutivo que es conocedor de todas las carencias de personal que existen en el centro y que están afectando a casi 400 pacientes más aquellos que no pueden iniciar tratamiento y están en lista de espera desde la jubilación del director el pasado mes de diciembre. ¿Dónde está ese nuevo profesional médico que nos dijeron en el Pleno que iba a incorporarse brevemente al servicio?

En medio de todo esto se encuentran personas que, por los efectos a todos los niveles del Covid19, están pasando por situaciones todavía más complicadas y que necesitarían esa ayuda psicológica que llevan más de 200 días sin percibir. Ataques de ansiedad, brotes sicóticos, recaídas por la falta de atención, problemas judiciales e, incluso, hay que lamentar la muerte de una persona que se quitó la vida hace unas semanas.

De verdad que no sabemos a qué están esperando los que ostentan el bastón de mando para tomar cartas en este asunto. Ya no hay tiempo para excusas, para demoras ni para pelotas que se pasan unos a otros. De hecho, sería lamentable el tener que judicializar esta cuestión instando a la Justicia a que también adopte medidas cauteladísimas frente a este ayuntamiento para atender a sus obligaciones 

Por todo ello, mediante la presente moción se insta al pleno a que adopte el siguiente

ACUERDO

Que con carácter de extrema urgencia se reanude por parte de este Ayuntamiento el servicio del CAID con la total garantía de que se dan las condiciones necesarias para su óptimo funcionamiento.